Carta a los lectores

Pablo Cervera Barranco

Editorial por Pablo Cervera Barranco

Querida familia Magnificat:

Como os digo muchas veces, vuestras cartas son siempre aire fresco; suponen un estímulo inmenso para nuestra tarea y nos hacen ver la acción de Dios en vosotros. Recientemente, P. S. describía cómo Magnificat era un instrumento con el que se sentía más cerca de Dios:

«Como seguidora de Magnificat desde el primer número que nos regalasteis, y a partir del cual nos suscribimos, sigo dándoos las gracias por vuestra dedicación a ello durante tantos años. A finales de febrero me operé de una cadera, lo que me ha tenido encerrada en casa durante dos meses. Gracias a Magnificat he podido vivir ese período de tiempo, que ha coincidido con la Cuaresma y la Semana Santa, con profundidad, de modo que, aunque no podía ir a la iglesia, mi espíritu estaba allí. Mi “librito” me tenía al día. Que el Señor os siga sosteniendo para que podáis continuar ayudando a tantos y tantos –cada vez más– lectores de Magnificat que con él están más cerca de Dios».

Que la liturgia, la oración y el ejemplo de los santos –y Magnificat, como fiel instrumento que quiere ser para ello– nos adentren y acerquen a Dios en la vida divina que Cristo Jesús nos ha traído a la tierra.

En Jesús y María,

Pablo Cervera Barranco