Carta a los lectores

Pablo Cervera Barranco

Editorial por Pablo Cervera Barranco

Querida familia MAGNIFICAT:

Cuando escribo estas líneas, el papa Francisco acaba de proclamar un Año Jubilar Aloisiano (san Luis Gonzaga) con ocasión del 450 aniversario del nacimiento del santo.

Asimismo, une a esta celebración la de otro santo joven jesuita, san Estanislao de Kostka, de cuya muerte se cumplen 450 años.

El último día de este mes celebramos la memoria de san Ignacio de Loyola, nuestro vasco más universal. Muchos sabréis que hace unos meses publiqué un libro muy querido para mí: El peregrino de Loyola. La «Autobiografía» de san Ignacio, escuela de discernimiento espiritual. Al final de la presentación del libro decía: «No da igual ser santo que no serlo. No da igual que san Ignacio lo haya sido: la historia ha cambiado con él, otros han sido santos por él. Yo ¿a qué espero?» Efectivamente, la santidad se da en cadena: por contagio e imitación, por la atracción que suscita el modo concreto en que otro vive el evangelio… San Luis Gonzaga, san Estanislao de Kostka, como tantos otros jesuitas, deben su santidad al camino abierto por el de Loyola.

Acerquémonos una y otra vez a las vidas de los santos: revitalizarán nuestra fe, quizá cansada o fría.

Acercarnos a las vidas de los santos es acercarnos al evangelio vivo y vivificante. ¡Santos y santas de Dios, rogad por nosotros!

En Jesús y María, 

Pablo Cervera