El comentario de la portada

Santiago el Mayor por María Rodríguez Velasco

Esta imagen del apóstol Santiago sintetiza el recorrido pictórico de Guido Reni, uno de los máximos exponentes del barroco ita­liano, particularmente de la escuela de Bolonia. Allí se formó ini­cialmente con el pintor flamenco Calvaert, si bien su verdadero maestro fue Annibale Carracci, con quien viajó por primera vez a Roma en 1601. Allí Reni pudo copiar las esculturas de la anti­güedad grecolatina y admirar la pintura de Rafael, adquiriendo un gran dominio del dibujo. Su interés por el tratamiento lumínico le llevó a convertirse en un gran colorista, como podemos contem­plar en esta representación. Esta iconografía obedece al gusto de los pintores de la Contrarreforma por recrear apóstoles que afir­maran el protagonismo de los santos frente al protestantismo. Se prescinde de referencias narrativas para centrar la atención en la monumentalidad y rotundidad del santo, presentándolo de forma más directa ante el fiel.

Se trata de imágenes pensadas para mover a la conmoción y la oración contemplativa. A ello contribuye el efecto de la luz dorada empleada por Reni, que acentúa el carácter trascendente de una imagen cargada de realismo e idealización al mismo tiempo, ya que a la luz sobrenatural se suma la intensidad expresiva del ros­tro de Santiago. Su mirada ascendente, dirigida al Padre, encuen­tra correspondencia en su gesto orante; ambos son suficientes para teñir de sacralidad la pintura. La sobriedad del conjunto es extensiva a vestimentas y atributos iconográficos. El pintor se aleja de las anacrónicas representaciones del Santiago peregrino, para resaltar la sencillez de la túnica y el manto propio de los apósto­les, prendas que subrayan la volumetría de la figura y revelan la pericia técnica de dibujo, luz y color. Destaca en la composición la diagonal del bordón, bastón propio de los peregrinos, presen­tado en los textos del siglo XII como el «tercer pie» del caminante. Su presencia es clave para la identificación del apóstol Santiago, a la vez que nos recuerda su evangelización en Hispania y la rele­vancia de las peregrinaciones a Compostela.

 

María Rodríguez Velasco

  

 Santiago el Mayor (Ca. 1636-1638), Guido Reni (1575-1642). © Museo de Bellas Artes, Houston.