El comentario de la portada

La Eucaristía por María Rodríguez Velasco

Jan Van Kessel, conocido como «el Viejo» por tener un hijo con el mismo nombre y también dedicado a la pintura, destaca como pintor de naturalezas muertas en la escuela flamenca del siglo XVII. Nieto de Brueghel el Viejo, heredó de este una gran minuciosidad técnica, con un trazo preciso que le acerca al arte de la miniatura. La realización de bodegones le hizo popular entre los coleccionistas de su época, especialmente en Amberes. A su vez, para la devoción privada de los particulares, inspirándose en estampas, realizó diversas versiones de La Eucaristía. En la pre­sente pintura, las flores cortadas se disponen de forma decorativa conformando una corona como remate del conjunto. Su rica poli­cromía sugiere valores simbólicos relacionados con la Eucaristía: el blanco refiere la pureza, el rojo de las rosas el amor místico y el violeta la humildad.

Flanqueando el cáliz, dos candelabros de plata acentúan la solemnidad del motivo central y se convierten, junto con el cáliz, en exhibición de la orfebrería del siglo XVII, con gran realismo en el tratamiento de los brillos y reflejos del metal. Cerrando la com­posición, los racimos de uvas y las espigas subrayan el significado eucarístico de la imagen y conducen nuestra mirada a las pala­bras que sirven de exhortación a la alabanza. El pintor equilibra no solo la disposición de motivos, sino también la de los colores, de modo que las lazadas ornamentales encuentran su eco en el corporal que vela el altar, sobre el que leemos la inscripción rela­tiva a Jesucristo, en una grafía dorada, signo de lo trascendente, en el mismo eje central que su Cuerpo y su Sangre. Aunque por sí misma la Sagrada Forma es presencia real de Cristo, Van Kessel nos presenta en su centro la figura del Crucificado para recor­darnos que en la Eucaristía se conmemora el sacrificio de Cristo, introduciendo el sentido salvífico del sacramento.  


María Rodríguez Velasco

 La Eucaristía, Jan van Kessel el Viejo (1626-1679), colección privada. Foto © Rafael Valls Gallery, London, UK/Bridgeman Images.